La propuesta Vegetariana 1


Expongo en este artículo algunas ventajas e inconvenientes de una alimentación vegetariana, en la cual se excluye cualquier producto de origen animal que implique su muerte.

De principio decir que hay diferentes tipos de vegetarian@s:

  • l@s que comen huevos “OVO VEGETARIANOS”.
  • L@s que toman leche o derivados de esta “LACTO VEGETARIANOS”.
  • Los hay que además de no comer carne ni pescado, tampoco toman ningún derivado animal (huevos, leche o derivados, miel), incluso rechazan los abrigos, cinturones, zapatos de piel, mantas o prendas de lana, son l@s” VEGAN@S”.
  • Además están l@s que se nutren de frutas y verduras y no utilizan el fuego para preparar sus platos. Éstos últimos toman sus alimentos directamente de la naturaleza, sin olla, sin sartén y sin horno, l@s llamados “CRUDIVEGANOS”.
  • En esta misma línea, no podemos dejar atrás l@s “FRUGUÍVOROS” que se alimentan exclusivamente de frutas.

 

En la producción y consumo de los alimentos, l@s vegetarian@s buscan, dentro de lo posible, que se respete tanto el medio ambiente como los animales (es el caso de los “OVOLACTEOVEGETARIANOS”). Además los productos locales (km.0) de pequeños agricultores son su prioridad en su dieta, así como los de origen orgánico (ecológico).

Existen múltiples razones para hacerse vegetarian@. Entre ellas las más importantes son: por salud (en un 47% de los casos), por la presencia de aditivos y hormonas en la carne, por razones religiosas o medioambientales, por perder peso, así como por defensa de los animales o para reducir el hambre a nivel global.

El número de vegetarian@s en los países occidentales aumenta exponencialmente. Ésto ocurre principalmente porque desde hace años, existe una toma de consciencia en la que una alimentación carnívora causa muchos problemas de salud, del medio ambiente y de la ética.

En este sentido los principales inconvenientes de la alimentación carnívora serían: con referencia a la salud, la alimentación carnívora convencional con el añadido de aditivos y hormonas en la alimentación animal, provoca enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades degenerativas. A pesar de los avances de la medicina, representan las causas de muchas muertes tempranas.

 

El apetito de los humanos por la carne de los animales amenaza el futuro de la raza humana por los múltiples daños al medio ambiente. Esto conlleva: deforestación, erosión, agotamiento de las reservas de agua dulce, contaminación del aire y del agua, calentamiento global, pérdida de biodiversidad, injusticia social, desarrollo de enfermedades…

A pesar de todos estos datos, el consumo de carne sigue en alza en un mundo en el cual la población está en constante crecimiento. Además la incorporación de países muy poblados, tales como la India o China, que están en proceso de cambio a un modo de vida occidental y un consumo de carne consecuente con este estilo de vida, hace que esté creciendo drásticamente dicho consumo. Este estilo de vida provoca grandes problemas de acaparamiento de tierras.

Multiplicando todos estos problemas, el impacto de la producción de carne sobre el calentamiento global, es responsable según la F.A.O. Del 18% de los gases de efecto invernadero. La producción de soja transgénica para alimentar a los animales de granja, es responsable del 80% de la deforestación de Brasil.

El mayor monocultivo de soja trasngénica de todo el mundo se sitúa en el cono sur de América latina, entre Brasil, Argentina, Paragüay, Urugüay y Bolivia, con 54 millones de hectáreas, que necesitan 550 millones de litros de glifosato, producto reclasificado por la O.M.S, como probablemente cancerígeno.

Millones de campesinos están siendo desplazados y miles de ellos debieron abandonar la producción de alimentos locales.

Otro grave problema medio ambiental que provoca la alimentación carnívora es el enorme consumo de agua, a saber, para producir un kilo de patatas se necesitan 900 litros de agua; para producir un kilo de cerdo 5.000 litros; y para un kilo de ternera se necesitan 15.500 litros de agua. Actualmente 1.200 millones de personas no tienen acceso al agua potable.

En esta línea, la ganadería y la piscicultura son principalmente responsables de la contaminación de las aguas fluviales. La presencia de sustancias contaminantes como antibióticos, hormonas, productos químicos procedentes de las cortidurías, fertilizantes y pesticidas, están directamente relacionados con la mala calidad del las aguas fluviales.

En referencia a la Ética sobre el consumo de productos cárnicos, el maltrato hacia los animales en las granjas industriales, durante el transporte y en los mataderos no deja indiferente a nadie. Los animales son considerados como máquinas productivas, piezas de una industria cárnica que los altera generación tras generación para alcanzar niveles de producción máximos, éticamente inhumano. En palabras del Beatles Paul Mccartney: “Si los mataderos tuvieran paredes de cristal, tod@s seriamos vegetarianos”.

La mayoría de las personas que consumen carne, no saben o no quieren saber, como ha llegado la hamburguesa a su plato, de dónde proviene el filete, la salchicha o el chorizo, dónde se ha criado el animal, o dónde se ha sacrificado, y a qué distancia.

Después de este análisis sobre los inconvenientes que tiene el consumo de carne sobre la salud, el medio ambiente y de la ética, vemos con más claridad las posibles ventajas de una alimentación vegetariana.

A nivel personal y desde mi experiencia en estos 28 años como vegetariano, en este artículo no pretendo que de repente abandonen hábitos dietéticos. Mi intención es la toma de consciencia de lo que se elige para comer y la influencia que tienen los alimentos para la salud del individuo en particular, y para la de nuestro planeta en general.

A lo largo de mi trayectoria personal, he ganado en calidad de vida en muchos sentidos: los dolores de cabeza, las digestiones largas, el estreñimiento, las palpitaciones, el cansancio, etc., fueron desapareciendo poco a poco, y al mismo tiempo, fui recuperando vitalidad, más energía, mejoró mi piel y mi sueño, y mi organismo recuperó su equilibrio. Pasé de una vida sedentaria y tóxica a hacer deporte; dejé de fumar y de beber; y comencé a formarme sobre la alimentación y modelos de vida saludable.

En mi opinión comer es una cosa y nutrirse es otra. Es bastante normal comer más allá de la saciedad (“jartarnos”). Nutrirse es tomar los alimentos que necesitamos según nuestro gasto energético, es decir no tomar más de lo que necesitamos (“equilibrio energético alimentario”).

Una alimentación vegetariana está compuesta básicamente por frutas y verduras crudas (70%), cereales integrales, legumbres, frutos secos y semillas, y como dice un refrán, atendiendo a las cantidades de ingesta diaria: “Desayunar como un príncipe, almorzar como un rey y cenar como un mendigo”.

piramide alimenticia vegana

No me extiendo más, sin antes recomendaros que os asesoréis adecuadamente por expertos, si algún día decidís dar el paso hacia una alimentación vegetariana. Y termino con una frase clásica del padre de la medicina:

“Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento”.

HIPÓCRATES (Cosc. 460 a. C.Tesaliac. 370 a. C.)

 

 

Artículo publicado para la Universidad Popular de Permacultura por:

Antonio Alabanda Fernández

Terapéuta y estudiante de la vida.

 

Quizás te puede interesar:

Cómo gestionar animales mediante el apoyo mutuo animal

Ética y animales no humanos


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “La propuesta Vegetariana