Del fracaso en los cuidados de una crianza consciente 2


Durante una década hemos estado desarrollando una crianza basada en varios parámetros que definí hace un lustro como “Permacrianza” y que se puede ver en este artículo: Permacrianza, Reencontrándonos con nuestra naturaleza.

Entre sus varias bases se encuentra:

  • Apego emocional y Fortalecimiento de la personalidad-empoderamiento
  • Potenciar la creatividad-imaginación
  • Aprecio por la inocencia infantil.

Por desgracia he tenido que vivenciar como estos objetivos se han ido alineando justo a la inversa, para poder desarrollar una crianza efectivamente consciente todas las partes implicadas deben sumar al proyecto, pero si los objetivos se transmutan en:

  • Dependencia emocional con carga tóxica.
  • Condicionamiento del raciocinio.
  • Forzar la maduración mental con problemas de adultos.

Ya durante las últimos tiempos (años) de la relación de pareja con la madre de mis hijas esta optó por de forma suave generar en las crías un sentimiento de bondad hacia ella por permitirles todo lo que desearan y de desprecio hacia mi por poner unos pocos límites, en este caso: una alimentación diversa y saludable y un manejo de los espacios con orden y limpieza.

Ahora que las crías están con un problema severo dental por los años que tanto la madre como el abuelo maternos le han dado todas las bebidas azucaradas y alimentos insanos habidos y por haber es curioso que me demanden responsabilidad económica para solucionar el problema cuando durante años hacían ver a mis hijas que era el “malo” por querer prevenir esta situación.

Todos los errores que a mi entender a cometido la otra parte vienen dados por el vacío emocional con el que se ha sentido siempre y que ha visualizado en su modo de vida antes de conocerme de excesos y en tal como ella verbalizaba “haber sido criada y maltratada como a un palo por parte de su familia”. Si bien esa a intentado transmutarlo en nuestra forma de hacer la crianza, visto la posibilidad de que las niñas se pudieran alejar de ella de forma temporal le ha vuelto a recordar el vacío emocional que contiene aún y la dependencia excesiva que tiene por continuar la maternidad como sea, aunque conlleve robarme la paternidad a base de mentiras y calumnias.

Es vergonzoso que una persona que con 20 años fue presidenta fundadora de Acumbiska (asociación por la igualdad de las mujeres), y que al conocerme empezamos a impartir juntos talleres de igualdad de genero, micromachismos, lenguaje inclusivo… en los institutos, creando manuales y artículos varios sobre esta temática. Ahora tenga la poca decencia de decir que no entiende de estas cosas técnicas ante la pregunta de un abogado mientras sostiene que ella a sido maltratatada durante toda esta época.

Es muy ruin usar el dolor y el sufrimiento de un colectivo de mujeres para un uso personal basado en mentiras.

Pero a pesar de todos los informes psicosociales, certificados y testigos que desacreditan su versión, tendrá la suerte de cumplir con su deseo de no desprenderse en equidad de la maternidad según se prevee la sentencia por no volver a cambiar a las crías de domicilio, algo que realizo sin mi consentimiento.

Pero lo más ruin es querer enfermar la mente de tus crías con respecto a su padre para que no se alejen de ti bajo ningún concepto. Si disfrutan paseando en moto, meterles miedo para que no monten en moto, si disfrutan viajando en furgoneta y durmiendo en la misma (acondicionada como vivienda), insinuarles que las tengo en condiciones lamentables, si si si… ¡hay tantos ejemplos!

Es tal la presión a la que están sometidas que ellas mismas tienen la necesidad de crear mentiras de cómo están conmigo para que la madre o su entorno materno se sientan segura. Conflicto de lealtad lo han definido en Asuntos Sociales que nos lleva el caso.

 

Envenenando con un raciocinio toxico de adulto quizás consiga a corto plazo su objetivo de no desprenderse de la maternidad volviendo a su vacío emocional que no conseguirá llenar con falsas técnicas de meditación (falsas por su aplicación personal), ya que practicar Yoga no significa ser Yogui, eso se demuestra con los hechos.

Pero el objetivo que se ha propuesto a corto plazo se le desmontara a medio-largo plazo, cuando las crías tomen conciencia de todo lo que esta ocurriendo con una edad mas avanzada.

Y ahora, en el presente, ya ha fracasado en cuanto a una crianza consciente y respetuosa. Lástima para ella, y sobre todo, lástima por mis hijas…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Del fracaso en los cuidados de una crianza consciente

  • Chico Carmona

    Si algo aprendí en su momento, de las charlas y lecturas sobre crianza consciente, es que me parecía tan lógico, que acababa los libros con la sensacion de intuirlo desde el primer momento y por ende, no haberme aportado gran cosa.
    Concluí que, para algo tan emocional como la crianza, basta con dejarnos llevar por la intuición, siempre que no esté contaminada, claro. Sólo en ese discernimiento, pienso que hemos darle cabida al intelecto.
    Lamento que estéis (y me refiero a la familia al completo) viviendo una situación de este calibre. Expresarlo, y más públicamente, es un buen ejercicio de limpieza emocional. Pero cuidado. Porque aquello que sentimos lo hacemos pensamiento, aquello que pensamos lo hacemos palabras y aquello que expresamos lo hacemos realidad.
    No te digo con esto que ignores los palos que recibes, que pongas la otra mejilla. Me refiero a que seas consciente de ello y sin rencor, encuentres el equilibrio necesario, el apoyo para romper ese bucle. Ese remolino que te arrastra a las profundidades. ¿Como? Hay tres palabras mágicas: Confía, acepta y agradece.
    Confía en tus hijas. Saben quien es su padre y lo que han vivido contigo se mantendrá imborrable en su subconsciente. El veneno que otras personas pongan en ellas contra ti, muy probablemente se vuelva en su contra. Que te resbale. No puedes pretender que un péndulo se incline sólo hacia un lado. Irremediablemente la inercia, tarde o temprano lo lleva al otro extremo. Confiar te da la paz suficiente para que todo vuelva al centro. A la quietud. Sólo por tus hijas que precisan esa paz y no vaivenes emocionales, merece la pena intentarlo.
    Acepta. Nada es casual. El viaje de la vida es una escuela y como formador sabrás que las lecciones se aprenden mejor en situaciones extremas. Si me dices teóricamente como tratar el mildium, cuando finalmente mi huerto esté infectado, no encontraré ni recordaré aquello que me enseñaste. He de experimentarlo. ¿que tienes que aprender? Sólo tu lo sabes. Te invito a que lo busques. En este caso no sólo por tus chicas, principalmente por ti…
    Agradece. Porque la vida te ha puesto una prueba difícil sólo apta para personas con capacidad de superación. Y la maestra que te ha tocado es catedrática. Te está poniendo un espejo en donde se refleja aquello que necesitas sanar. Te aseguro, que si no hubiese hijas por medio ibas a ignorar esa imagen que te devuelve el espejo, para seguir sumido en la ignorancia de tu ser.
    Te mando buena vibra. Fuerza y luz en tu camino.

    Otzi